Las 7 Esencias Egipcias Físicas y que beneficios nos aportan
16558
page-template-default,page,page-id-16558,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Esencias Egipcias Físicas

¿Qué son las Esencias Egipcias Físicas?

 

Las Esencias Egipcias Físicas son 7 de los 14 Aceites Esenciales Egipcios que se utilizan en Aromaterapia Egipcia.

Cada Esencia Física está relacionada con los 7 Chakras, los cuales podemos encontrar a lo largo de nuestro cuerpo.

Por tanto,  muchos de los beneficios que estas esencias físicas nos aportarán estarán ligados a las zonas donde están localizados los 7 Chakras “corporales”.

Estas Esencias se complementan con las 7 Esencias Superiores o Áuricas Egipcias, haciendo que se potencien los efectos del preparado que se realiza para cada caso específico, ya que se corresponden con un plano vibracional superior.

¿Cuales son las 7 Esencias Físicas y qué beneficios nos reportan?

  1. Ámbar Rojo: Corresponde con el Chakra base. Se recomienda para problemas de salud relacionados con dolores musculares, huesos, rectales, colon irritable, varices o ciática. También se recomienda para personas que tienen conceptos negativos relacionados con la sexuales o no  se aceptan como son.
  2. Musk o Almizcle: Corresponde con el Segundo Chakra, el Chakra emocional por excelencia. Recomendable para aquellas personas con problemas de próstata, vejiga, alergias, alteraciones en piel, riñones, bazo, bronquios, dolores menstruales. También nos ayuda a aumentar la autoestima y a aceptar durante el embarazo los cambios hormonales y corporales que se producen durante el mismo.
  3. Jazmín: Corresponde con el Tercer Chakra, situado en el Plexo Solar. Se recomienda para personas con problemas de salud como Hernias de hiato, úlceras gástricas, indigestión, pancreatitis, disfunción hepática, diabetes, etc. También nos ayuda a equilibrar nuestro lado emocional y espiritual.
  4. Rosa: Corresponde con el Cuarto Chakra, también llamado Chakra Corazón. Se recomienda para personas con problemas cardíacos, asma, alergias, dolores en la parte superior de la espalda, sobrecargas en hombros o que tengan inestabilidad sentimental. Nos ayuda a amar, perdonar y olvidar.
  5. Ambar Cachemir: Corresponde con el Quinto Chakra (también llamado Chakra Garganta). Nos ayuda a eliminar el miedo a expresarnos. Ayuda con problemas de Faringitis, laringitis y conflictos de tiroides.
  6. Sándalo: Corresponde con el Sexto Chakra, situado en el Tercer Ojo. Nos ayuda a potenciar la clarividencia, telepatía, imaginación, capacidad creativa. Cuando lo tenemos bloqueado nos da miedo abrirnos a nuevas ideas. Se recomienda también para aquellas personas que padezcan problemas oculares, jaquecas, migrañas, vértigos, sordera, falta de concentración, insomnio, etc.
  7. Loto: Corresponde con el Séptimo Chakra o Chakra Corona. Nos ayuda a decidir sin  miedo a equivocarnos, tomar decisiones, nos protege de envidias externas y sana el Karma. Recomendable para aquellas personas con problemas óseos, musculares.